• Diario Digital | Viernes, 14 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 10:58

España dice en la ONU que el Brexit obliga a Gibraltar a tener una nueva relación con la UE

IAM/Redacción. España ha vuelto hoy a rechazar ante la ONU "la existencia de la última colonia de Europa", Gibraltar, un territorio que debido al Brexit decidido en Reino Unido "le aboca a una nueva relación" con la Unión Europea.

España dice en la ONU que el Brexit obliga a Gibraltar a tener una nueva relación con la UE
IAM/Redacción. España ha vuelto hoy a rechazar ante la ONU "la existencia de la última colonia de Europa", Gibraltar, un territorio que debido al Brexit decidido en Reino Unido "le aboca a una nueva relación" con la Unión Europea, que "debe pasar inevitablemente por España", su única frontera.

Así lo ha dicho el embajador español ante la ONU, Agustín Santos, en la comisión cuarta de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre Política Especial y Descolonización, en donde recordó que Gibraltar "sigue siendo un vestigio del absolutismo enclavado en el continente europeo" que lesiona la integridad territorial española".

Tras recordar que "España nunca ha aceptado esta ocupación británica en contravención del derecho internacional ni lo hará jamás", Santos dijo pensar ahora sobre todo en los españoles del Campo de Gibraltar, comarca vecina al Peñón.

"La circunstancia histórica del brexit aboca a una nueva relación entre la Unión Europea y Gibraltar , que debe pasar inevitablemente por España", dijo al respecto.

Tal como expresó Santos, el deseo de España es que "esta nueva relación genere prosperidad y beneficie a toda la región del Campo de Gibraltar", pues son sus habitante "los principales afectados por los problemas derivados de la cuestión gibraltareña".

Por este motivo, Santos abogó por un "nuevo esquema de cooperación regional en beneficio directo de los habitantes de uno y otro lado de la verja".

En todo caso y sobre la soberanía del Peñón, "España sigue abierta al diálogo", siempre conforme a la legalidad internacional y a los principios de Naciones Unidas.

Esto no eximió al nuevo embajador español ante la ONU, en su primera intervención en comisión, emplear un tono contundente con las circunstancias que rodean a la soberanía del Peñón de Gibraltar: "Más de tres siglos después, la integridad territorial española sigue lamentablemente lesionada por la existencia de una colonia en nuestro país".

Además, tildó de "errática" de la "potencia administradora" del Peñón, unas veces "ignorando" las llamadas al diálogo de las partes efectuadas desde la ONU y otras dando pasos decididos a una solución mutuamente aceptable, como en la Declaración Conjunta de Bruselas de 1984, que luego fue "unilateralmente suspendido".

"Todo ello, junto a los ejemplos de efectiva descolonización de otros territorios incorporados a la Corona británica, prueba que el obstáculo fundamental es estrictamente político y reside en la buena fe del Gobierno británico", subrayó el embajador español.

Asimismo, Santos no dejó pasar la ocasión para criticar el "régimen fiscal de excepción" de Gibraltar, tanto para sociedades como para el consumo, que "ha generado graves distorsiones en la economía de la zona en detrimento de las arcas españolas y europeas y de la prosperidad de la región".

"Lo que España no puede aceptar en ningún caso es que las autoridades del Peñón utilicen ese desequilibro económico y ese régimen impositivo tan sui generis, que da origen a tráficos ilícitos de tabaco, para perjudicar al Campo de Gibraltar -la comarca vecina española- en materia fiscal, medioambiental e incluso en el deterioro de la seguridad pública", concluyó.

El nuevo embajador español no se refirió en ningún momento a la propuesta de "cosoberanía" planteada por el Ejecutivo anterior.