• Diario Digital | Viernes, 14 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 11:43

Valencia arrebata a Algeciras el liderazgo del Mediterráneo gracias a su gestión en el conflicto de la estiba

IAM/Redacción La APV (Autoridad Portuaria Valencia)  arrebata a Algeciras el liderazgo del Mediterráneo debido, en gran parte, a que el batacazo de la estiba fue mucho más duro en el recinto algecireño. Entre enero y octubre Valenciaport manipuló 4.043.251 contenedores frente a los 3.500.000 de Algeciras, según datos de la APV.

Valencia arrebata a Algeciras el liderazgo del Mediterráneo gracias a su gestión en el conflicto de la estiba
IAM/Redacción La APV (Autoridad Portuaria Valencia)  arrebata a Algeciras el liderazgo del Mediterráneo debido, en gran parte, a que el batacazo de la estiba fue mucho más duro en el recinto algecireño. Entre enero y octubre Valenciaport manipuló 4.043.251 contenedores frente a los 3.500.000 de Algeciras, según datos de la APV.

Se trata de una brecha de más de medio millón de TEUS, una distancia considerable teniendo en cuenta que en los últimos años la diferencia rondaba siempre en los 10.000. Por último, el Puerto espera superar en 2018 los cinco millones de contenedores.

En concreto, la instalación valenciana prevé cerrar el ejercicio actual con un crecimiento del 2,15% en el tráfico de contenedores. Esto es un total de 4.830.000 TEU -unidad de medida equivalente a un contenedor-, según informó ayer el presidente de la entidad portuaria, Aurelio Martínez, tras la reunión del Consejo de Administración. El avance se debe, principalmente, al comercio exterior de contenedores llenos, con un alza del 5,65% -3,8 millones de TEU-.

En concreto la exportación sube a una tasa del 6,82% y la importación a un 6,28%.Aunque el periodo más tenso del conflicto de la estiba en los puertos españoles ya pasó tras la entrada en vigor del decreto ley que establece la liberalización del sector por orden de la Unión Europea, lo cierto es que todavía continúan las negociaciones entre trabajadores y empresas de manera individual en cada recinto para establecer los detalles de la reforma en el denominado Quinto Acuerdo Marco -lo que viene a ser el convenio estatal-.

En el caso del Puerto de Valencia, los profesionales de la carga y descarga han cedido en uno de los puntos más polémicos: la organización de los equipos.

En concreto, han aceptado reducir el número de estibadores por operativa con el objetivo de avanzar en el acuerdo alcanzado con las compañías y, así, evitar posibles despidos.