• Diario Digital | Lunes, 17 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 20:19

Siete detenidos por meter a una persona en un contenedor y subirlo a redes sociales

IAM/Redacción. La Policía Nacional ha detenido en La Línea de la Concepción a siete personas acusadas de introducir a una persona en un contenedor de basura y grabar la escena en vídeo para difundirla en redes sociales.

Siete detenidos por meter a una persona en un contenedor y subirlo a redes sociales
IAM/Redacción. La Policía Nacional ha detenido en La Línea de la Concepción a siete personas acusadas de introducir a una persona en un contenedor de basura y grabar la escena en vídeo para difundirla en redes sociales.

La Policía ha explicado que la investigación se inició en octubre, cuando se detectó en las redes sociales la publicación de un vídeo en el que se observaba cómo un grupo de siete personas introducían a un joven en una cuba de recogida de papel, cerrando la tapa para impedir la salida y posteriormente lo volcaban en otro contenedor de basura, mientras grababan el hecho con los teléfonos para su posterior difusión.

Ante tales hechos, al tratarse de un atentado contra la dignidad de esta persona, los investigadores de la Brigada de Policía Judicial iniciaron la apertura de diligencias tendentes a la identificación de los autores y la determinación de su responsabilidad en los hechos.

Fruto de las gestiones realizadas, se identificó a la víctima, un hombre de 39 años de edad, delincuente habitual y toxicómano. En su declaración manifestó que unos jóvenes le ofrecieron diez euros por introducirse en el interior de un contenedor amarillo de papel, a lo que accedió por su necesidad de obtener recursos para consumir droga, sin ser conocedor que la intención de los mismos era otra.

De esta manera, una vez en el bombo, le impidieron la salida, cerrando la tapa con fuerza, para seguidamente arrojarlo a otro contenedor de basura, mientras se reían de él y grababan la acción con sus teléfonos.

Los mismos jóvenes difundieron la grabación en las redes sociales, manifestando la víctima sentir vergüenza por lo que su hijo pudiera pensar al ver hasta dónde se puede abusar de una persona, en este caso su padre, a causa de su adicción a las drogas.

Los investigadores, por ello, han considerado que el consentimiento prestado por la víctima se encontraba viciado, careciendo de validez a causa del engaño empleado y del abuso de la situación de necesidad en la que se encontraba.

Una vez descubierta la identidad de los siete autores con edades comprendidas entre los 17 y 40 años fueron detenidos y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia y de la Fiscalía de Menores respecto a uno de ellos, menor de edad, por su participación en un delito contra la integridad moral.