Algeciras al minuto

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:34
Historia

Un paseo por Algeciras en 1905... en negativos de cristal del padre de los Lumière

Hay hallazgos que encierran todo un romanticismo poético debido a la pérdida de información en el tiempo, lo que obliga a imaginar el resto. Es el caso de una caja de negativos de cristal, placas fotográficas al gelatino-bromuro de plata, que la asociación Memoria de Algeciras adquirió hace años tras tener conocimiento de su existencia.

Sobre la tapa de la caja se leía el nombre del fabricante, "A. Lumière & ses fils", nada menos que el padre de los hermanos Lumière, que durante años dirigió una fábrica de productos fotográficos en Lyon, que serviría de escuela e inspiración para que años después sus hijos inventaran el cinematógrafo.

El material constaba de 11 placas de Algeciras y 16 de La Línea, los lugares que el fotógrafo inmortalizó en 1905, el mismo año en el que Vicent B. Cumbo, de Gibraltar, editaría los negativos como postales.

Poco más conocemos sobre este precioso y fascinante material, ya que no se conoce la identidad del fotógrafo, ni el motivo de esas valiosas imágenes que dejó de su visita al Campo de Gibraltar, si bien pudiera estar motivado por la Conferencia de Algeciras, que se celebraría un año después y que tantos fotógrafos foráneos traería por la comarca.

Sea cual sea la historia que se esconde detrás de este preciado material gráfico, y al que el lector podrá dar norte dentro de su imaginación, lo cierto es que las imágenes (que ofrecemos positivadas) suponen auténticas joyas visuales de la historia de Algeciras y de un momento de su vida cotidiana.

Las lavanderas del río de la Miel, el curso del río por la ciudad y su desembocadura junto al hotel Anglo Hispano, las vistas de la ciudad con sus tejados a dos aguas y sus calles empedradas, la bucólica visión de Algeciras desde el campo con los arcos de Aguamarina proyéctandose hacia la población, el mercado de abastos, la calle Ancha o el hotel Reina Cristina.

Momentos, instántaneas robadas al olvido, dentro de un paseo por el Campo de Gibraltar en algún día de 1905, que reflejan la sorpresa o la curiosidad del fotógrafo ante unas escenas cotidianas que logró inmortalizar, aunque su identidad ha quedado sepultada bajo el enigma de la intrahistoria y el anonimato.

Un paseo por Algeciras en 1905... en negativos de cristal del padre de los Lumière
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad