Algeciras al minuto

  • Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 05:58

Consejos para limpiar la fachada de tu casa con una limpiadora a presión

Limpiar la fachada de una vivienda es algo que requiere mucho tiempo y concienciación. Si es una vivienda grande, el esfuerzo puede ser inmenso, aunque todo esto se puede hacer mucho más llevadero si cuentas con el equipo adecuado. Y quien dice el equipo adecuado, dice una limpiadora a presión.

limpiadora a presión
limpiadora a presión
Consejos para limpiar la fachada de tu casa con una limpiadora a presión

Las hidrolimpiadoras son unas máquinas que han demostrado tener una versatilidad absoluta. De hecho, algunas altamente recomendadas para uso profesional se pueden utilizar también en el ámbito doméstico con total facilidad. Y lo mejor de todo, sin tener que hacer un gran desembolso por ellas, ya que cuentan con precios bastante bien ajustados a la economía de muchas familias.

Ahora bien, es fundamental aprender a utilizar estas máquinas de agua a presión si quieres que la limpieza sea algo sencillo y no te cause problemas. Dada la fuerza que tienen algunas, serían incluso capaces de quitar la pintura de las paredes de la fachada, haciendo que, más que limpiar, causes todo un estropicio con tu casa.

Pero no te preocupes, son muy fáciles de manejar, y más aún si cuentas con ayuda como la que te vamos a brindar. Te vamos a dar los consejos fundamentales para limpiar la fachada de tu casa con una limpiadora a presión. Con ellos, no habrá pared que se te resista.

Claves para limpiar la fachada de tu casa con una hidrolimpiadora

 

Hay varios consejos que debes tener muy en cuenta si quieres una limpieza realmente eficaz a la hora de usar una hidrolimpiadora para limpiar la fachada de casa. Como ya hemos señalado anteriormente, usar esta herramienta es lo más eficaz para conseguir un buen resultado con la limpieza que lleves a cabo en el hogar.

No obstante, necesitas usarla adecuadamente y, sobre todo, saber cuál es la opción más aconsejable para tu caso. Para que no tengas problemas con las limpiezas, y no acabes ensuciando más de lo que deberías, o incluso llevándote por delante la pintura de la fachada, presta mucha atención a los consejos que te vamos a ofrecer a continuación:

Usa una limpiadora a presión de calidad

 

El hábito no hace al monje, pero sí que le ayuda. Necesitas una buena hidrolimpiadora si quieres conseguir los mejores resultados, una que tenga diferentes modos de presión, cepillos y muchas opciones. No te preocupes por los precios, porque muchos modelos que estan oferta actualmente están bastante rebajados y siguen ofreciendo lo mejor en cuanto a calidad por euro invertido.

Recuerda que lo importante es hacerte con un modelo capaz, pero también versátil y que encaje con este uso que le quieres dar. Busca uno con un cable que sea bastante largo para poder moverte bien por los alrededores de la casa, y también que no pese demasiado, para facilitarte la tarea. No necesitas cepillos, con el agua es suficiente, aunque sí es buena idea que sea compatible con el uso de algún tipo de jabón para limpiar.

Siempre de arriba hacia abajo

 

Pelear contra la gravedad es perder el tiempo. Por eso, jamás empieces por limpiar desde abajo de la fachada hacia arriba, porque lo único que vas a conseguir es enfadarte y acabar con un resultado muy lejos de lo que querías inicialmente. Asegúrate de tener una buena escalera y empieza por la parte superior de la fachada, teniendo siempre el cabezal de la limpiadora a un mínimo de 30 centímetros de la superficie a limpiar.

Así, ve bajando poco a poco para que la suciedad vaya descendiendo y vayas barriendo con todo hasta que llegue al suelo. Ve con cuidado y con mucha calma, quieres una buena limpieza, y eso no es algo que se pueda conseguir yendo con demasiada prisa.

Controla la presión adecuadamente

 

Mucho cuidado con la presión del agua que sale de tu limpiadora, porque si es demasiado elevada puede acabar causando un auténtico destrozo en la fachada. ¿No te lo crees? Pues deberías saber que hay hidrolimpiadoras capaces de levantar la pintura de un coche, imagina lo que podrían hacer con la de una pared.

Regula siempre y usa una presión intermedia. A eso, además, súmale el estar a la distancia adecuada para que el agua se expanda mejor y no dañe la pared. Puedes acercarla un poco más en el caso de que haya alguna parte con suciedad demasiado incrustada, pero no te pases, por lo que pueda suceder.

Con tan solo seguir estas tres indicaciones, ten por seguro que acabarás consiguiendo una limpieza prácticamente perfecta de la pared del hogar. Por supuesto, es buena idea combinar el uso de algún tipo de jabón con el agua para reforzar el efecto limpiador, como también dedicarle un buen tiempo para atacar hasta el más pequeño rincón de la fachada.

En muy poco, verás cómo tu casa luce como nueva tanto por dentro como por fuera. Las limpiadoras a presión son perfectas para este tipo de tareas, lo podrás comprobar por tu propia cuenta.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad