Algeciras al minuto

  • Diario Digital | miércoles, 26 de enero de 2022
  • Actualizado 23:32

Adiós a mis queridas y admiradas palmeras. Un texto de Manuel Palenzuela

Caminar por Algeciras sin la presencia de mis queridas palmeras me produce un profundo dolor cuando paso por el mismo sitio por donde hasta hace unos meses allí estaban, con su elegancia, con su solera, como diciéndome: aquí estoy un día más para alegrarte; y encontrarte con que ya no están allí, que ya no forman parte del inconfundible paisaje de nuestra ciudad en la que ellas, nuestras queridas palmeras, eran no sólo parte importante de aquel paisaje, sino que reinaban con su señorío y firmeza, su permanencia en el tiempo y su elegancia.

Adiós a mis queridas y admiradas palmeras. Un texto de Manuel Palenzuela

Paseo Marítimo, Plaza Alta, los alrededores del Cristina y tantos otros lugares ya no volverán a ser los mismos. Ya no están allí las reinas de nuestra querida Algeciras, mis queridas y amadas palmeras.Pero es esto me produce dolor, añoranza y tristeza, la pasividad y la indiferencia con la que nuestros responsables políticos, que tienen no sólo la responsabilidad, sino la obligación de evitarlo,, que para son el equipo de Gobierno Socialista Obrero Español, las desprecian y las dejan morir día a día como si un simple rastrojo se tratara. A vosotras, palmeras de mi alma.Mientras, vemos día a día levantar aceras nuevas para volverlas a hacer, mientras observamos con la alegría que tiran el dinero de los ciudadanos sin el más mínimo rigor, sin priorizar las inversiones en función del buen o mal estado de las aceras.Para un tratamiento preventivo que detenga, o al menos ralentice la muerte de nuestras palmeras, para eso no hay dinero. Qué triste y lamentable situación, qué sensación de impotencia ante semejante injusticia de la que, por cierto, “pasan” no sólo los socialistas, tan preocupados ellos por la conservación del medio ambiente, como por aquellos que abandonan y dicen luchar en defensa del ecologismo y conservación de la naturaleza, a quienes no he visto manifestarse ni protestar en sitio alguno.Mis queridas y añoradas palmeras de Algeciras, ya que otra cosas estos personajes no podemos hacer nada, vaya éste, mi querido y sentido homenaje para vosotras, por las que ya no estáis y por las que todavía, pese al abandono por parte de quienes presumen de amaros y cuidaros y ni tan siquiera menciona vuestro señorial nombre, para vosotras que nos alegráis la vida con vuestra presencia. Gracias palmeras de Algeciras.Estoy seguro de que, a pesar de este desprecio y abandono de nuestro equipo de Gobierno y de aquellos otros que presumen de la conservación de la naturaleza, permaneceréis entre nosotros como testigos de tan tamaña injusticia durante mucho tiempo.

Manuel Palenzuela SerranoDiputado provincial Partido Popular

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad