Diario Digital | 10 de agosto de 2022 06:48

Logo VectorNOTEESCONDASCMAR-CA_

Un anillador algecireño lucha por su vida en un hospital de Costa Rica

Un anillador algecireño lucha por su vida en un hospital de Costa Rica

IAM|REDACCION.- Un joven  algecireño de 28 años se encuentra ingresado en estado grave en el hospital San Vicente de Paúl en Heredia (Costa Rica) aquejado de una enfermedad infecciona que los médicos aún no han conseguido identificar por completo.Según pudo saber este diario a través de fuentes del entorno del joven, José Luis Garzón Pérez es anillador de aves e integrante del Grupo Ornitológico del Estrecho (GOES), y se encontraba en el país ante la posibilidad de trabajar durante tres meses, llegando allí a principios del pasado mes de mayo.El pasado lunes, José Luis fue ingresado en el centro hospitalario costarricense con síntomas de dengue. La directora del centro hospitalario, Yamileth Obando, explicó a la edición digital del diario La Nación, de Costa Rica, que si bien esperaban cierta mejoría a partir del miércoles, estos avances no se producían, por lo que comenzaron a hacerles pruebas y pensar en otras posibilidades.

 

Alarma Entonces se barajó la opción de que la enfermedad de José Luis fuese hantavirus, una dolencia que se adquiere de los excrementos de roedores, y que se manifiesta en forma de fiebres muy altas y problemas respiratorios.El hecho de que la enfermedad fuese muy contagiosa, unida al hecho de que sólo se produjesen dos casos más en Costa Rica, la última hace cinco años, hizo activar un protocolo especial, que implicó, según las fuentes, el aislamiento del paciente y la activación de una alerta sanitaria a nivel nacional.Según pudo saber este diario, los familiares más cercanos de José Luis se han trasladado ya a Costa Rica para acompañar a su ser querido en estas difíciles circunstancias.En base a las informaciones recibidas por VIVA CAMPO DE GIBRALTAR, en las últimas 48 horas se habría descartado, inicialmente y a falta de más resultados, la posibilidad del hantavirus, y ahora los médicos parecen inclinarse por otra enfermedad contagiosa, la leptostirosis (también conocida como enfermedad de Weil o ictericia de Weill), que suele transmitirse cuando agua contaminada con la orina de animales se pone en contacto con la piel o con los ojos del huésped humano.Si bien las fuentes no pudieron precisar el modo en que el joven pudo contraer la enfermedad, ni tan siquiera si ello se produjo en Costa Rica o en Marruecos, país en el que ha estado trabajando, según indicaron las fuentes consultadas, como buzo, en los últimos tiempos.De igual modo, este diario pudo saber que José Luis es integrante del Grupo Ornitológico del Estrecho y ha participado en numerosas actividades de anillamientos de aves que han tenido lugar en la zona.En cuanto a la evolución de su estado, el parte dado por la directora del hospital en declaraciones a La Nación hace algunos días hablaban de que estaba «crítico», si bien en las últimas horas se habían dado informaciones no oficiales que hablaban de que estaba estable dentro de la gravedad, y que en cualquier caso la evolución que se produzca durante el día de hoy y mañana puede ser decisiva para sus posibilidades de recuperación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias de hoy

Lo más leído