Diario Digital | 15 de agosto de 2022 06:14

Logo VectorNOTEESCONDASCMAR-CA_

Verdemar amenaza con protestas por la falta de funcionamiento de los medidores de calidad ambiental en el Campo de Gibraltar

Verdemar amenaza con protestas por la falta de funcionamiento de los medidores de calidad ambiental en el Campo de Gibraltar

IAM/Redacción Verdemar Ecologistas en Acción viene denunciando desde hace años que las estaciones para medir las inmisiones contaminantes procedentes del polígono industrial pesado no funcionan correctamente o están mal ubicadas.

 

 

Hay cabinas y paneles que no miden los parámetros exigidos por las normativas europeas y estas son  bastantes explícitas en estos casos.Por otro lado, los ecologistas dudan de la eficacia de las mediciones en cabinas controladas por las industrias contaminantes del arco de la Bahía de Algeciras.

A modo de ejemplo, es increíble que en la zona portuaria de Algeciras no exista ningún tipo de medición con los problemas de olores a Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) existentes.La asociación señala que no existen mediciones de los numerosos productos contaminantes que están inhalando los vecinos del Campo de Gibraltar. Los compuestos orgánicos volátiles (COV) son elementos demasiado comunes que la población tiene que soportar.En los últimos años, la práctica totalidad de la población del Campo de Gibraltar viene respirando aire contaminado, que incumple los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta situación ha sido puesta de manifiesto por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) en los informes sobre la calidad del aire en el Estado español que desde hace más de una década viene publicando anualmente Ecologistas en Acción.

Las últimas estimaciones globales de la AEMA y la OMS sobre la repercusión sanitaria de la contaminación atmosférica son muy preocupantes. Elevan en el año 2014 hasta medio millón las muertes prematuras en los países europeos por la mala calidad del aire, 428.000 por exposición a partículas inferiores a 2,5 micras de diámetro (PM2,5), 78.000 por exposición a dióxido de nitrógeno (NO2) y 14.400 por exposición a ozono troposférico. En España, las víctimas de la contaminación serían ya hasta 30.000 al año, 23.180 por partículas PM2,5, 6.740 por NO2 y 1.600 por ozono, lo que supone casi duplicar los 16.000 fallecimientos prematuros anuales que se estimaban hace apenas una década.A esto se unen las mediciones atmosféricas que realizamos hace unos meses con la organización alemana NABU (Nature and Biodiversity Union), la contaminación por “partículas ultrafinas” se superaba en más de 200 veces los límites establecidos.Los ecologistas añaden los daños que provocan las emisiones contaminantes desde los buques sobre la salud humana y el medio ambiente. Son naves que utilizan un fuel oil pesado, 100 veces más tóxico que el diésel que utilizan automóviles y camiones, ya que contiene hasta 3.500 veces más de contenido de azufre.

Los niveles alarmantes de partículas ultrafinas en nuestras mediciones dejaron en entredicho el control que tienen las administraciones en proteger a la población de uno de los contaminantes más perjudiciales para la salud.Estas provocan enfermedades cardiovasculares y respiratorias, incluidos derrames cerebrales y cáncer que pueden provocar la muerte prematura. Las cifras de la Comisión Europea estiman que 50,000 personas mueren prematuramente cada año en Europa, debido a la contaminación del sector marítimo.Para finalizar (por ahora) puntualizan que: “respirar aire limpio y sin riesgos para la salud es un derecho de toda persona.

Está demostrado que la contaminación atmosférica causa graves daños a la salud y al medio ambiente. Los niveles actuales de contaminación atmosférica causan 16.000 muertes prematuras en España.El origen de este problema se encuentra en las emisiones originadas por el tráfico, las industrias (en la mayoría de los episodios) y las calefacciones. 

Una buena gestión de la calidad del aire debe pasar por que la ciudadanía conozca el estado del aire que respira, y por que se establezcan planes de acción que reduzcan la contaminación.” En el Campo de Gibraltar se asienta desde los años 60 una serie de industrias que emiten peligrosas sustancias al aire, al agua y al medio natural, según se desprende de los registros del (CSIC) Centro Superior de Investigaciones Científicas de España.Estas industrias pesadas generan un trasiego de combustible en el mar y, por consiguiente, riesgo de contaminación atmosférica y marina, como consecuencia del bunkering.  Tráfico Marítimo del Estrecho identificó más de 100.000 buques el año pasado, esto supone el segundo paso de buques del mundo, donde se trasegaron casi 25 millones de hidrocarburos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias de hoy

Lo más leído