Algeciras al minuto

  • Diario Digital | jueves, 02 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:24

Cómo elegir el bolso de maternidad adecuado

Tener una bolsa donde poder llevar todo lo necesario para salir de casa con nuestro bebé es fundamental, por eso una elección acertada es fundamental
phpdlBoMg616d85958d1c9
phpdlBoMg616d85958d1c9
Cómo elegir el bolso de maternidad adecuado

 

 

El bolso de maternidad adecuado debería ser aquel que permita llevar todas esas cosas que son necesarias para el bebé a cualquier edad, desde recién nacido hasta sus primeros años de vida. Salir de casa con una criatura conlleva transportar pañales, cremas, toallitas, chupete, ropa de recambio, biberón, papillas, frutas, muselina, cambiador, agua, etc., de ahí que sea tan importante elegir bien el modelo.

Por suerte, actualmente hay muchos tipos de bolsos de maternidad como por ejemplo los que se pueden ver en Bblandia, donde los hay de diferentes tamaños, diseños y precios, pero sobre todo muy prácticos. El bolso tiene que ayudar principalmente a resolver las situaciones diarias que se van a vivir con el bebé, por lo que no debe dar problemas ni incomodar.

Hay distintos bolsos maternales con diferentes funcionalidades, incluso se puede decir que hay uno para cada momento del día. De hecho, es aconsejable tener más de uno, por ejemplo, uno para salidas más simples y otro para cuando se necesita llevar todos los accesorios del bebé. No obstante, hay una serie de requisitos que todos deben cumplir.

 

Qué tiene que tener una bolsa de maternidad

Lo primero que debe tener un bolso de maternidad es una buena cantidad de bolsillos internos. Estos bolsillos permiten ordenar bien cada objeto facilitando así su localización cuando sea necesario. Cuando un bebé necesita un chupete o un biberón o si se ha manchado y hay que cambiarlo, es muy útil poder tener bien organizado cada objeto en su compartimento y encontrarlo rápidamente en cualquier momento.

 
  • Un buen tamaño. Relacionado con el número de bolsillos es también muy importante que sea suficientemente grande para que se pueda llevar todo lo que se necesite.

  • Comodidad. Debe ser cómodo de llevar, por si en algún momento no puede llevarse en el cochecito. Va a haber más de una situación en que haya que cargar con el bolso, por ello es recomendable que las asas para cargar sean cómodas y se adapten bien a los hombros.

  • Adaptabilidad. Los bolsos de maternidad normalmente son para enganchar al cochecito, pero también existen bolsos de maternidad que se pueden llevar como mochila. Para cualquiera de los dos es importante que tengan una buena extensión de correas para que se puedan adaptar a cualquier situación e incluso combinar si se quiere.

  • Lavable. Es muy importante que se pueda lavar y que se le vayan las machas fácilmente. Como recomendación, es mejor tener más de un bolso de maternidad por si se mancha, así mientras se está secando uno poder usar el otro.

Accesorios fundamentales

Los diferentes formatos, tamaños y colores se adaptan a las necesidades de cada momento, tanto del bebé, como de la persona adulta que lo lleva. Pero, de todos ellos, el bolso con cambiador es una opción imprescindible. Al salir con el bebé en cualquier momento y lugar, necesitará que le cambien el pañal y por ello hará falta un cambiador para poder tumbar al pequeño y cambiarlo tranquilamente, con toda la higiene y confort que sea necesario.

Además de que tenga cambiador, hay otra serie de accesorios que hay que llevar encima siempre cuando se sale con un bebé. Estos objetos son los siguientes:

 
  • Neceser. Es imprescindible llevar un neceser donde guardar las cremas, los medicamentos, tiritas, peine y todo lo necesario para cualquier eventualidad de manera que esté a mano y fácilmente localizable en todo momento.

  • Portadocumentos. Llevar la cartilla de salud del recién nacido es también muy importante, puesto que nunca se sabe si hará falta acudir al pediatra o al médico. Llevar la documentación en un portadocumentos es muy útil, no solo porque facilita su localización, sino porque evita que se manche, se moje o se estropee de cualquier forma.

  • Portachupetes. La mayoría de los bebés usan chupete, y no uno solo, sino que se acaban teniendo varios, por lo que, sería ideal llevar los chupetes extra en un compartimento higiénico alejado del resto de productos y objetos que hay en el bolso. De esta manera, además de mantener la seguridad del bebé, también facilita encontrarlos cuando se necesite.

Como se ha adelantado al principio de este artículo, los bolsos maternales vienen en distintos modelos y con diversas funciones, cada uno atendiendo diferentes prioridades o buscando acompañar diferentes momentos del día. Uno de los modelos que pueden servir es el vertical de correa corta. Otro tipo de bolso puede ser cuadrado con solapa. Si lo que se busca es algo útil y simple, también se puede optar por una mochila, una opción tradicional que permite cargar bastante peso en la espalda mientras en los brazos se lleva al bebé con todo confort. Gracias a sus bolsillos y compartimentos internos se puede incluir todo tipo de accesorios y elementos útiles sin complicaciones.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad