Algeciras al minuto

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 05:30

LA MENCIÓN ESPECIAL A LA MALA GESTIÓN AMBIENTAL - HA RECAÍDO SOBRE ACERINOX

Ya se conocen los premios Atila y Laurisilva 2018

La Mención Especial a la buena gestión ambiental a los voluntarios del proyecto S.O.S  Chortilejo Patinegro en la costa de Barbate y Tarifa

laurisilva
laurisilva
Ya se conocen los premios Atila y Laurisilva 2018

XXIX EDICIÓN DE LOS PREMIOS ATILA Y LAURISILVA 2018

El premio LAURISILVA recae sobre la Asociación de Amigos  de la Laguna de la Janda y el premio ATILA sobre la Delegación Provincial de Medio Ambiente en Cádiz por la mala gestión en la SECA del Alcornocal

La Mención Especial a la buena gestión ambiental a los voluntarios del proyecto S.O.S  Chortilejo Patinegro en la costa de Barbate y Tarifa

La Mención Especial a la mala gestión ambiental - ha recaído sobre ACERINOX

Los Premios Atila y Laurisilva, son unos premios concedidos desde 1989 por la organización ecologista AGADEN (Asociación Gaditana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza). Estos premios son un medio de difusión, que nuestra organización utiliza anualmente para resaltar una buena o mala gestión o labor medioambiental a lo largo del año en toda la provincia de Cádiz.

El Premio Laurisilva, es un premio concedido a la organización, entidad o particular que haya llevado a cabo una buena labor o gestión medioambiental, con un cúmulo de méritos que ponga de manifiesto una defensa activa por la conservación del medio ambiente. 

El Premio Atila, es un "premio" concedido a la organización, entidad o particular que haya llevado a cabo una nociva o mala gestión o labor medioambiental.

Como todos los años, tras un proceso donde se propusieron una decena de aspirantes al premio Atila y  al premio Laurisilva, los socios/as y simpatizantes de AGADEN han decidido conceder los mismos a:

PREMIO LAURISILVA 2018: 

Asociación de Amigos de la Laguna de la Janda. La Asociación Amigos de la Laguna de La Janda es una ONG constituida en 1994, con el objetivo de conseguir la restauración del antiguo humedal atendiendo a criterios ecológicos, la conservación y fomento de su flora, fauna y sus hábitats, su declaración como espacio natural protegido y la difusión de sus valores ecológicos y su patrimonio histórico y cultural. 
En estos 25 años ha promovido una campaña internacional solicitando la declaración de la  Janda como  Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), ha participado en la realización de censos de aves y estudios de su migración a través del Estrecho de Gibraltar, en multitud de jornadas, charlas, exposiciones, artículos y reportajes... en la actualidad se encuentra participando de forma activa en una nueva campaña de recuperación de la Laguna de la Janda, junto a otros colectivos como Ecologistas en Acción, AEMS, AGADEN, Fundación Savia, Greenpeace, Red Andaluza Nueva Cultura del Agua y SEO Birdlife.

PREMIO ATILA 2018:  

Al Delegado Provincial de Medio Ambiente en Cádiz, por la pésima gestión del monte alcornocal con las graves consecuencias de La Seca que ha traído consigo la muerte de millones de árboles en el PN Los Alcornocales. Y actualmente está convirtiendo el bosque de alcornoques en una gran zona llena de matorral sin apenas regeneración natural poniendo en peligro puestos de trabajo y un equilibrio ambiental en la provincia al afectar a la calidad del agua y aire de la misma.

La Mención Especial a la buena gestión ambiental -2018, ha recaído sobre los voluntarios del proyecto S.O.S Chorlitejo Patinegro Por la campaña que llevan realizando en la defensa y recuperación  de esta ave amenazada en peligro de extinción y que utilizas playa  de Tarifa y Bárbate cono zona de cría y reproducción bajo el lema SOS Chorlitejo Negro. Es un ejemplo a seguir de Educación Ambiental la que han realizado los colectivos de alumnos y profesores y demás colectivos  que han participado en la campaña. 

La Mención Especial a la mala gestión ambiental -2018, ha recaído sobre la empresa  ACERINOX, por poner en peligro la salud de los vecinos colindantes con la factoría, debido a los continuos vertidos de cenizas y humos "envenenados" contaminando todo el campo de Gibraltar en función de los vientos dominantes. Todo ello acompañado de multas y expedientes por parte de la Delegación Provincial de Medio Ambiente. Todos estos episodios de contaminación tienen algo en común, se realizan fuertes agresiones al medio ambiente y a la salud de los ciudadanos, y tras los accidentes, la industria resta importancia al hecho y afirman que no ha existido riesgo para la población.