Algeciras al minuto

  • Diario Digital | sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 03:23

La caída de Rajoy. Por: Ángel Luis Jiménez

TCAM/opinión Rajoy suele decir, con la pasividad y el ensimismamiento que le caracteriza, que el tiempo arregla las cosas, y los problemas que  no pueden arreglarse no tienen solución. Y así nos va a los españoles.   

08022012_102115_798.jpg
La caída de Rajoy. Por: Ángel Luis Jiménez
 TCAM/opiniónEste fin de semana se han publicado encuestas en La Sexta y en El País donde la imagen de Rajoy cae en picado y la estimación del voto del PP se desploma. La situación de Mariano Rajoy es paradójica, es el presidente del Gobierno con mayor poder real de la historia constitucional y, al mismo tiempo, tiene el menor apoyo popular y la más baja estimación de voto de todos los presidentes españoles, con sólo un año desde su llegada a la Moncloa. Además, su falta de liderazgo para dirigir, encauzar y negociar ese gran pacto que, sondeo tras sondeo, los ciudadanos siguen reclamando para salir de la crisis, está afectando gravemente a la calidad de vida de los españoles cada vez más. Ya nadie cree en su palabra como jefe de un Ejecutivo que en este año debe afrontar los retos más enormes de nuestra historia democrática: el paro, la crisis económica y el desafío soberanista de Cataluña. Todos ellos acompañados de notables crisis institucionales y políticas. Por eso los ciudadanos se muestran pesimistas en las encuestas, porque consideran que la élite política española no está a la altura que demandan las actuales circunstancias. Muestran su preocupación porque nuestros actuales dirigentes anteponen los intereses partidistas a los nacionales, crean más problemas que resuelven y son incapaces de llegar a acuerdos en cuestiones importantes. Para los encuestados, estos dirigentes no son sólo peores que los de hace treinta años sino que, para la mayoría, con los actuales políticos no se hubiera podido conseguir la transición a la democracia, por su pasividad y cobardía para afrontar retos y cambios. Rajoy suele decir con la pasividad y el ensimismamiento que le caracteriza, que el tiempo arregla las cosas y los problemas que no se pueden arreglar, no tienen solución. Y así nos va a los españoles. 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad