Algeciras al minuto

  • Diario Digital | martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 04:23

La marea blanca.Por: Ángel Luis Jiménez

TCAM/redaccion El pasado día 28 de diciembre, día del degollamiento por Herodes de los santos inocentes, el también Herodes de Madrid -el consejero de sanidad Lasquetty- degolló la sanidad pública madrileña mediante la ley de acompañamiento de los presupuestos para el 2013.

10012013_121847_205.jpg
La marea blanca.Por: Ángel Luis Jiménez
TCAM/redaccion

Esta ley fue aprobada solo con los votos del PP en el Parlamento regional. Por este motivo, la Asamblea de Facultativos (AFEM) desconvocó la huelga indefinida, que ya duraba cinco semanas, en contra de la aprobación de esta ley. Además, anunciaron un cambio de estrategia y la necesidad de plantear otro tipo de acciones. Estas nuevas acciones arrancaron el pasado domingo, hubo una marea de batas blancas en Madrid desde Neptuno hasta la Puerta de Sol. AFEM y la Plataforma de Trabajadores y Usuarios de la Salud (PATUsalud), la convocaron con el lema “La lucha sigue ¡Si se puede! Al final de la manifestación se leyó un manifiesto en defensa de la sanidad pública y en contra de la privatización de la gestión de los hospitales y centros de salud, que el Gobierno madrileño llevará a cabo este año. Hoy, la AFEM ha puesto un órdago sobre la mesa, la dimisión masiva de los directivos de los 270 centros de salud de la región. Las firmas de 322 miembros de los equipos (formados por un director médico, un responsable de enfermería y otro de la unidad administrativa) llegaron ayer a la Consejería de Sanidad. “No lo hacemos con voluntad de boicotear nada, pero se están tomando decisiones de calado sin contar con los profesionales sanitarios. Si no cuentan con nosotros para eso, tampoco para gestionar los centros”, decía Paulino Cubero, director de un centro de Carabanchel (Madrid) tras entregar las firmas. “Confiamos en que se abra un diálogo que hasta ahora no ha existido. Y esperamos que no se hagan efectivas las dimisiones, porque sería desastroso”, añadió. Todos los días, cuando leo la información sobre la gestión privada de hospitales y centros de salud públicos, no doy crédito a lo que está ocurriendo. Me digo que no es verdad. Que no puede ser lo que está pasando con el plan de sostenibilidad de la sanidad de Madrid. Que los ciudadanos colapsaran este año las calles de Madrid, como se han colapsado con las compras navideñas. Todos a una contra el desmantelamiento de nuestro sistema de bienestar. Pero esto que imagino no se hace realidad, porque veo que faltan muchos pacientes y usuarios en las manifestaciones de la “marea blanca”. Tengo la sensación de vivir en una falsa calma, a punto de estallar, pero sin llegar a hacerlo. Pero puede ocurrir que despertemos y estalle todo. Ojalá  esto suceda, por fin, en el 2013.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad