Algeciras al minuto

  • Diario Digital | martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 03:17

La teoría de la puerta giratoria. Por: Ángel Luis Jiménez

TCAM/Opinión  El enfrentamiento entre la Comunidad de Madrid y la Moncloa, siendo los dos gobiernos del mismo partido, resulta cada día más evidente. El enfrentamiento del euro por receta en Madrid ha sido la última situación grotesca.

16012013_184620_125.jpg
La teoría de la puerta giratoria. Por: Ángel Luis Jiménez
TCAM/Opinión

El enfrentamiento entre la Comunidad de Madrid y la Moncloa, siendo los dos gobiernos del mismo partido, resulta cada día más evidente. El enfrentamiento del euro por receta en Madrid ha sido la última situación grotesca. De hecho, el presidente madrileño, Ignacio González, dice que seguirá en vigor, aunque esté suspendida ya la medida en Cataluña por el Tribunal Constitucional.

El enfrentamiento entre la Comunidad de Madrid y la Moncloa, siendo los dos gobiernos del mismo partido, resulta cada día más evidente. La última bronca o situación grotesca ha sido el enfrentamiento del euro por receta en Madrid. De hecho, el presidente madrileño, Ignacio González, dice que seguirá en vigor, aunque esté suspendido en Cataluña por el Tribunal Constitucional. Todo ello pese al acuerdo del Consejo de Ministros del pasado viernes recurriendo esta medida en el Constitucional. Pero es que la penúltima fue -grabada con un teléfono móvil- entre Aguirre y Rajoy, que acabó con la dimisión obligada de la presidenta madrileña por haberse tomado atribuciones en el asunto de Eurovega, que no eran de su competencia. En la discusión, Rajoy le gritó a Esperanza Aguirre “tú no eres quién para llegar a acuerdos que no puedes cumplir”. Posiblemente los cumpla él, siguiendo esa política de promiscuidad en la que está el PP con el dinero sucio de Eurovega. Pero la historia continúa,  ayer asistimos a la dimisión del ex consejero de Sanidad madrileño, Juan José Güemes, del Consejo de Administración de Unilabs, debido a la presión popular y a lo impresentable de la situación para la cúpula del PP. Me figuro que ahora le tocará a Rodrigo Rato, que privatizó Telefónica y ahora ha sido acogido en su regazo, después de haberse llevado como presidente de Bankia en el 2011 la cantidad de 2,4 millones de euros y estar imputado por cuatro delitos: falsificación de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida. Además, deja Bankia con un ERE brutal, que plantea el despido de 5.000 trabajadores. Este país, si no quiere tener tan mala imagen, tiene que poner fin a esa "puerta giratoria" entre política y empresa: Yo te privatizó y beneficio, y luego tú me fichas al dejar la política y me pagas un pastón. Además de ilegal, aunque se quiera vender como legal, es inmoral y antidemocrática. Estamos dando una  desastrosa imagende de la gobernanza de este país, no sólo dentro sino también fuera. Sin remedio, estamos obligados a cambiar las políticas y los medios si se quiere acabar con la corrupción. Eso se hace agilizando la Justicia en la investigación de los casos de corrupción, pero todos los casos, no solo los que interesen a los partidos. Y no votando las listas que incluyan candidatos acusados de corrupción. Por eso no es extraño que, en encuesta tras encuesta, los ciudadanos consideren que existe mucha o bastante corrupción en nuestro país. Además consideran, que ahora es más elevada que hace dos o tres décadas y que está mucho más extendida en el ámbito político que en otras esferas de nuestra sociedad.  Así que no es extraña esa desconfianza en los políticos, porque muchos de ellos se han convertido en sinvergüenzas andantes.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad