Algeciras al minuto

  • Diario Digital | jueves, 02 de diciembre de 2021
  • Actualizado 13:37

¿Quién le ha dado bula a estos miserables? Por: Ángel Luis Jiménez

TCAM/REDACCION Los españoles creían que Gobernar era repartir felicidad, porque el señor Rajoy nos lo había prometido en las pasadas elecciones generales. “Les daré felicidad a todos los españoles”, dijo.

01122012_101647_687.jpg
¿Quién le ha dado bula a estos miserables? Por: Ángel Luis Jiménez
TCAM/REDACCION

Pero estábamos equivocados, “gobernar es repartir (a veces) dolor” ha dicho ahora el ministro de Justicia, Ruiz Gallardón. Sin embargo, no es sólo a veces sino siempre y con todo tipo de dolores, el dolor de la libertad controlada, el dolor de la educación regresiva a oscuros tiempos, el dolor de la justicia nunca alcanzada y disminuida, el dolor de la ruindad de abusar de la salud de la gente, el dolor causado a personas enfermas dependientes abandonándolas, el dolor de las ridículas pensiones regateadas e ilegalmente valoradas, el dolor de la cultura capada, el dolor de lo laboral humillado, el dolor de la angustia, de la penuria, del temor ante el futuro, el dolor del hambre, de los comedores sociales, el dolor de los desahucios, el dolor de los ahorros preferentes estafados,  el dolor de la violación continua de la Constitución,  el dolor de la corrupción consentida, el dolor de saber que nos mienten siempre,  el dolor de conseguir que los despreciemos, el dolor de su falta de escrúpulos, de las coartadas estúpidas, el dolor de la mano dura, de no consensuar nada, de imponer su autoritarismo, de que sean tan cobardes y tan injustos. La sociedad española está anegada de dolor. El dolor se ha convertido en la nueva unidad de medida de España. Y este dolor como siempre está mal repartido, no es igual para todos. Si gobernar es repartir dolor, ¿por qué ese dolor siempre recae sobre los menos pudientes? ¿Cuándo lo van a repartir entre los ricos, tocándoles el bolsillo que es donde más les duele? Estas navidades, el Gobierno no nos va a desear las felicidades de siempre, sino más dolor. Pero, ¿quién le ha dado bula a estos miserables para repartir tanto dolor?

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad