Algeciras al minuto

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 08:39

Convectores eléctricos VS radiadores de aceite: pros y contras

Si estás pensando en adquirir o un convertor eléctrico o un radiador de aceite te acercamos tanto los pros como los contras para que pueda saber qué es mejor si optar por los mejores convectores eléctricos de bajo consumo o los mejores radiadores de aceite.
radiadores vs electricos
radiadores vs electricos
Convectores eléctricos VS radiadores de aceite: pros y contras

Diferencias entre un convector eléctrico y un radiador de aceite.

Un convector calienta de manera directa el aire que traspasa mediante unas resistencias eléctricas y que sirven para calentar mediante la corriente eléctrica. Como el aire caliente pesa menos se eleva mediante la convección y sirve para calentar la estancia. Es un sistema de calefacción que en el caso de que se quiera usar en grandes estancias puede tener un elevado coste pero sí que puede ser muy útil si lo que se busca es calentar pequeñas zonas de la casa como puede ser el cuarto de baño. Además es un sistema que se caracteriza por calentar la estancia en un corto periodo de tiempo.

 

Si nos adentramos en las diferencias entre un convector eléctrico y un radiador de aceite observamos que el consumo energético es menor con los radiadores de aceite, ya que como decimos los convectores gastan bastante energía. Esto es así porque los radiadores cuando su líquido ya se ha calentado su consumo se acaba por reducir al máximo, pero los convectores eléctricos sí que necesitan energía de un modo ininterrumpido.

 

Eso sí hay que tener en cuenta que si lo que se quiere es preservar el medio ambiente, los convectores solo necesitan electricidad para su funcionamiento y son más respetuosos con el medio ambiente.

 

Los radiadores de aceite calientan la estancia de un modo más lento que los convectores eléctricos pero luego son capaces de retener el calor más tiempo cuando ya se logra la temperatura idónea.

 

Por lo que respecta al tamaño, los radiadores de aceite pesan más y tienen un volumen mayor que en el caso de los convectores pero a pesar de tener menos tamaño, los convectores son más ruidosos y pueden llegar a ser molestos de cara a conciliar el sueño y a descansar.

 

Ventajas de los convectores

 

Contar con un convector eléctrico supone las siguientes ventajas. Son fáciles de transportar, al no ser que se trate de los que van fijados a la pared. Muy recomendable usar en zonas en las que no se requiere calor a lo largo del día, pero sí en determinados momentos como es el baño al ducharnos.

 

Mediante el termostato es regulable la energía que emite y apenas consume, siendo su instalación sumamente sencilla. Basta con conectarlo a la luz y funcionará.

 

Contras de los convectores

 

En cuanto a los puntos más débiles de los convectores, decir que para las habitaciones más amplias no es recomendable por su alto consumo y porque no acabará de ser eficaz. Además no es un sistema de electricidad limpio y genera un ambiente seco que puede resultar bastante molesto. 

 

Ventajas de los radiadores de aceite

 

En cuanto a las ventajas de los radiadores de aceite decir que la gran mayoría cuenta con un sistema de ruedas que hace que su transporte sea más sencillo por las diferentes estancias, siendo especialmente útil en estancias pequeñas como puede ser el baño, un cuarto más pequeño o la cocina.

 

Son capaces de mantener una temperatura constante y cómodo y su consumo es menor porque tras haber apagado el radiador de aceite, el calor residual sigue manteniendo caliente el habitáculo con la reducción de consumo que lleva asociada.

 

Además son económicos y no requieren mayor mantenimiento que hacer una limpieza exterior con un paño periódicamente para evitar que el polvo penetre en el interior del convector.

 

Contra de los radiadores de aceite.

 

Si atendemos a los puntos débiles de los convectores decir que se calienta de manera muy lenta y si sueles saber en el momento en el que tienes frío que quieres encenderlo tardará bastante en dar el servicio que esperas.

 

Además en el caso de que cuando ya no lo necesites o te marches no lo apagues la factura de la luz que llegue será muy abultada, por lo que habría que tener mucho cuidado con esto si te decantas por los radiadores de aceite. Y tampoco es un sistema recomendable para grandes habitáculos o como sistema de calefacción principal.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad