Algeciras al minuto

  • Diario Digital | jueves, 02 de abril de 2020
  • Actualizado 23:55

5 consejos para lucir una sonrisa perfecta

Siempre que sonríes en una foto, lo haces ocultando tus dientes porque no te gusta que sean visibles. Crees que no puedes tener una sonrisa perfecta, pero te equivocas muchísimo. Si sigues unos pequeños hábitos, puedes conseguir que tu boca luzca perfecta, con unos dientes totalmente blancos e impolutos.

sonrisa
sonrisa
5 consejos para lucir una sonrisa perfecta

Aunque es posible que tengas que acudir a un odontólogo para corregir la posición de algunas piezas, la mayor parte del trabajo en el cuidado bucodental proviene de uno mismo. Necesitas cepillarte una cantidad adecuada de veces y mantener ciertas costumbres en relación con tu dieta y tu boca que son muy importantes para conseguir tu propósito.

De hecho, te aconsejamos que vayas, donde vayas, lleves siempre un cepillo a mano, aqui tienes modelos para viajar si los necesitas. Con ese punto de partida, el resto es bastante más fácil. Es más, te vamos a explicar las 5 claves esenciales para conseguir esa sonrisa perfecta que tanto deseas.

5 claves para una sonrisa perfecta

 

De todos los consejos que puedes leer o escuchar sobre cuidar la salud dental, hay 5 en concreto que son la clave para tener una sonrisa perfecta. ¿Quieres conocerlos? Pues, en ese caso, sigue leyendo y presta atención a lo que tenemos que contarte.

Cepíllate los dientes al menos 3 veces al día

 

Dicen que hay que cepillarse los dientes al menos tras cada comida importante a lo largo del día, y es algo totalmente cierto. Hay que tener en cuenta, también, que no es nada aconsejable abusar de los cepillados y lavarte demasiado, ya que así puedes erosionar la capa que protege los dientes, el esmalte dental, y aumentar su sensibilidad o dañarlos.

Por eso, lo mejor es cepillarse un mínimo de 3 veces al día. Con esa cifra es suficiente para asegurarte de que tu boca está limpia la mayor parte del tiempo y de que no quedan restos que puedan ir haciendo daño a las piezas. Además, te ayudará a tener un aliento más agradable.

Usa un buen cepillo

 

Antes de seguir, echa un vistazo a estos cepillos que te dejamos enlazados. ¿Por qué? Porque son de los mejores que hay en el mercado actualmente, y los que más te van a ayudar a tener una sonrisa limpia y de foto.

No compres un modelo cualquiera y apuesta siempre por la calidad. Con la salud no se juega, incluso si estamos hablando de la salud bucodental. Prueba con cepillos eléctricos con cabezales bien equipados y verás qué diferencia notas desde el primer lavado. Si optas por el manual, busca aquellos con cerdas hechas en material de calidad, siempre.

Ten una dieta adecuada

 

La comida es importante para nuestra nutrición, para nuestra salud y también para la de nuestros dientes. El principal enemigo de la dentadura es el azúcar, ya que es capaz de facilitar la aparición de caries y hacer que su efecto se dispare en mucho menos tiempo de lo normal. Por eso, cuida bien lo que comes y controla dulces, gominolas y similares.

De hecho, si puedes tomar al menos una pieza de fruta al día, mejor que mejor. Algunas, como las manzanas, tienen un efecto que ayuda a limpiar la boca al comerlas. Algo que potencia aún más el cepillado que hagas después de cada comida principal.

Acude al dentista con frecuencia

 

Solemos tener miedo a los dentistas por los empastes y las intervenciones que suelen realizar en nuestra boca, pero lo cierto es que, si están ahí, es porque su objetivo no es otro que ayudarnos a tener una sonrisa de película. Por eso, en lugar de temerles, debes considerarlos tus principales aliados.

Tienes que acudir una vez cada 6 meses aproximadamente. Haciéndolo así, podrás tener las revisiones adecuadas para asegurarte de que todo está en orden con tu boca y de que, en caso de que suceda algo, se podrán tomar medidas rápidamente para solucionarlo.

No uses la boca para abrir nada

 

Debes evitar, en la medida de lo posible, utilizar tu boca y dientes para abrir botellas, botes o cualquier otro tipo de recipiente, como también para cerrarlos. Puede que tengas una dentadura de hierro y capaz de cualquier cosa, pero lo mejor es que evites ponerla demasiado a prueba, por lo que pueda suceder.

Este tipo de actos suelen dañar los dientes y erosionarlos, y eso es algo que queremos evitar por todos los medios. Si no puedes abrir un bote, recurre a la maña y deja tu boca tranquila.

Perseverancia, atención y, sobre todo, mucho cuidado con la alimentación. Si mantienes todo esto de forma diaria y con regularidad, te aseguramos que poco a poco verás cómo tus dientes van luciendo mejor y, por fin, puedes tener una sonrisa asombrosamente perfecta. No es difícil, aunque tampoco es algo rápido, y eso es algo que debes tener muy en cuenta.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad