Algeciras al minuto

  • Diario Digital | jueves, 22 de agosto de 2019
  • Actualizado 11:29

¿QUIERES HACER EL MEJOR PAN CASERO? ENTONCES SIGUE ESTAS PAUTAS PARA HACERTE CON LA MEJOR MÁQUINA

Cuatro consejos clave para escoger la mejor panificadora

El concepto de DIY es algo que se está extendiendo por muchos terrenos. Cada vez más hogares apuestan por dejar a un lado los productos prefabricados o precocinados para hacer las cosas con sus propias manos.

pan
pan
Cuatro consejos clave para escoger la mejor panificadora

 

Sí, es algo que requiere más tiempo, pero por lo general es más económico, se le saca mayor partido y, además, puede ser mucho más saludable.


Esto es algo que estamos viendo sobre todo en la cocina, en la que la mayoría de personas se está decantando por hacer las cosas a su manera, tirando de ingredientes en lugar de usar productos terminados. Tan solo hay que pensar en el pan y las panificadoras, unas máquinas que cada vez se cuelan en más hogares para tener pan del día o incluso otros productos de bollería totalmente casero.

¿Estás aquí porque ya las conoces? Si es así, entonces estamos seguros de que buscas cómo dar con un buen modelo, y eso es precisamente lo que te vamos a explicar. Coge lápiz y papel para apuntar, porque te traemos cuatro consejos para elegir la mejor máquina de hacer pan.

Cómo elegir la mejor máquina para hacer pan

 

Vas a dar el gran paso ya y estás mirando webs como https://mejorespanificadoras.com/, pero todavía no terminas de tenerlo claro. Por eso, presta mucha atención a estos cuatro consejos, porque son determinantes si de veras quieres hacerte con el mejor modelo que puedas obtener.

Cuidado con el precio

 

No te lances de cabeza siempre a por el producto más barato, porque a la larga sale más caro. De hecho, tampoco vayas corriendo a por el modelo acompañado de las cifras económicas más abultadas, ya que tampoco es algo recomendable. La concepción general del consumidor es que pagar más implica obtener algo mejor, y la realidad es muy distinta a esto.

 

Necesitas mirar catálogos y comparar para encontrar aquello que mejor encaje con tus necesidades y con lo que buscas en una panificadora. Por eso, nuestra primera recomendación a la hora de escoger la mejor es que busques el equilibrio en lo que a precios respecta. El término medio siempre es lo más recomendable, sobre todo en lo referente a electrodomésticos.

 

Mira la capacidad

 

Es importante conocer la capacidad que puede albergar la máquina para que, así, puedas saber cuánto pan puedes hacer cada vez que la utilices. Si formas parte de una familia con bastantes integrantes, es evidente que te interesa que su capacidad sea más grande, sin embargo, si vives por tu cuenta, puede que te sirva un modelo de menor tamaño.

 

En este sentido, encontramos productos con una horquilla que va desde los 600 gramos hasta los 1,5 kilogramos. Hay mucho margen entre el que escoger, aunque nuestro consejos es que siempre te decantes por aquellos modelos que se muevan entorno al kilogramo de capacidad. Así, puedes elaborar una buena cantidad a consumir sin preocupaciones.

 

¿Se puede programar?

 

Aunque la respuesta siempre es obvia, la cuestión más exacta es cuánto se puede hacer con los programas disponibles. Recomendamos echar un vistazo siempre a la variedad de programación que ofrece la panificadora, ya que eso, además de mayor comodidad a la hora de usarla, garantiza hacer más tipos de pan y conseguir resultados de todo tipo, aunque siempre buenos.

 

Las más buenas pueden acercarse a los 20 programas diferentes, en ocasiones con opciones para hacer otro tipo de recetas más allá del pan como tal. Gracias a esto, las máquinas de hacer pan cobran una versatilidad de lo más interesante, lo que hace que nuestra inversión quede mucho más aprovechada. Podrás usarlas para hacer más cosas y, por tanto, les sacarás mucho más partido.

 

Un recetario siempre es bienvenido

 

Si bien es cierto que, gracias a internet, podemos encontrar multitud de recetas con las que aprovechar nuestra panificadora, es mucho más recomendable que esta incluya un recetario y, a ser posible, que sea bastante completo. ¿El motivo? Además de la evidente ayuda para saber qué hacer y cómo hacerlo, el hecho de explicar los pasos a seguir con la máquina en cuestión.

 

Un buen libro de recetas te explicará también dónde pulsar y qué programas escoger para hacer lo que sea que quieras hacer. De esta forma, garantiza que se siguen los pasos como es debido y que, por tanto, el resultado sea tan bueno como esperas. De otra manera, te arriesgarías a equivocarte.


Con todo esto, estamos seguros de que lo tendrás mucho más fácil a la hora de escoger. Si bien es cierto que te queda por delante un buen proceso de repaso y de información, también te queda lo mejor, que es coger tu panificadora y empezar a aprovecharla al máximo.