Algeciras al minuto

  • Diario Digital | lunes, 26 de agosto de 2019
  • Actualizado 12:02

Dos personas son detenidas en dos nuevas agresiones a personal sanitario en Algeciras y La Línea

La Junta de Andalucía ha mostrado su "repulsa y condena" ante dos nuevos episodios de violencia registrados en los últimos días contra profesionales en el desempeño de sus labores asistenciales en la comarca, a quienes han trasladado todo su apoyo.

Ambulatorio de El Saladillo
Ambulatorio de El Saladillo
Dos personas son detenidas en dos nuevas agresiones a personal sanitario en Algeciras y La Línea

Según detalla la Junta en un comunicado, un médico de Urgencias del Hospital de La Línea fue agredido el pasado lunes por una usuaria a la que atendía, que fue detenida y este miércoles se ha enfrentado a un juicio en el que la víctima está representada por la asesoría jurídica del Servicio Andaluz de Salud (SAS). La delegada de Salud y Familias, Isabel Paredes, contactó con este profesional nada más conocer los hechos para "ponerse a su disposición y mostrarle todo su respaldo y solidaridad".

De otro lado, el viernes 12 de julio un técnico de emergencias sanitarias sufrió la agresión de un usuario que había dejado su coche en la plaza destinada para ambulancia en el centro de salud del Saladillo, en Algeciras. Al no encontrar al propietario del vehículo, tuvieron que llamar a la grúa, lo que provocó la reacción violenta contra el profesional por parte del sujeto, que fue detenido por la Policía Nacional. La empresa concesionaria de ambulancias ha aplicado su protocolo interno ante estos casos y uno de sus abogados representa a este trabajador agredido en el juicio que se celebrará hoy.

La Delegación Territorial de Salud y Familias ha recordado que cualquier agresión física o intimidación grave contra profesionales sanitarios en el ejercicio de su función pública asistencial viene siendo considerada como delito de atentado por los tribunales de justicia, y así se han dictado sentencias en estos casos, castigándose con penas de uno a tres años de prisión.

Por último, ha señalado que desde la Consejería de Salud y Familias de la Junta se están desarrollando "nuevas medidas más efectivas para proteger a los profesionales sanitarios" ante casos de agresiones en el desempeño de su actividad, "con el impulso, incluso, de una ley autonómica para este tipo de hechos".