Algeciras al minuto

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:53
Opinión
Últimamente menos, pero no hace mucho, se recibían noticias, eso sí de tarde en tarde, de un pueblo especial donde los haya, enclavado en la comarca Sierra Sur de Sevilla. Marinaleda. Con una extensión de 24,8 km² y una población de 2626 en 2018 y 2592 en 2020, reflejando una pérdida de población en la última década de un 6%.
Para septiembre el PP de Casado, secundado por Ayuso y los barones del partido, tiene tejido un ejercicio de fuerza con una línea dura de oposición a la política económica del Gobierno de Pedro Sánchez. Así dan por iniciada la carrera electoral por los votos.
Talibandia, que es la tierra de los “talibanes”, porque no sólo en Afganistán se encuentran, ya que toda aquella persona que siembra el terror se le denomina “talibán”. ¿Qué terror tendrán las gentes de Kabul, por ejemplo, ante la sorpresiva retirada de las tropas norteamericanas?

La energía hidráulica está marcando el precio de la luz desde el mes de junio, es decir, están fijando el precio de la electricidad pagando el agua a precio de gas, cuando el agua es un bien público relativamente barato.

Una reciente sentencia de julio de 2021 del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), con sede en Sevilla arroja claridad a los criterios fijados por los tribunales para analizar los límites del ejercicio del derecho a Huelga cuando se pretende desarrollar en el ámbito de empresas o administraciones que prestan “servicios esenciales” para la comunidad.
¿Está Vd. dentro de algún grupo de Wassaps? Si responde con un NO, posiblemente comparta alguna de las reflexiones siguientes, aunque puedan tener poco significado. Si la respuesta es un SI, se situará con mayor conocimiento de causa ante el siguiente texto.
El impacto del coronavirus en las residencias de mayores ha sido de 29.685 muertes desde el inicio de la pandemia, pero la última semana el IMSERSO ha notificado 37 defunciones más por coronavirus en residencias, ¿Nueva emergencia sanitaria? Urge ya un sistema eficaz y transparente de inspección de los centros de mayores.
Ya comienzan las entidades bancarias a sacar pecho y airear al mundo mundial sus buenísimos resultados, a pesar del reguero de cadáveres desempleados que van dejando a su paso y que ¡oiga!, esos buenísimos resultados se deben en mucha gran medida por el “ahorro” de personal, la reducción de oficinas y el deterioro evidente de la atención al cliente.
Mi madre, que murió con 98 años, siempre preguntaba a los amigos y compañeros de trabajo que le presentaba: "Y tú, ¿de quién eres?". Quería saber con quién se juntaba su hijo, pero también identificar a la persona dentro de una familia y un contexto social y así poder controlar la situación.  
Esta semana pasada el Pleno de la Diputación de Cádiz aprobó una moción presentada por el grupo Andalucía Por Sí (AxSí) donde se proponía la elaboración de un Plan de emergencia nuclear para la bahía de Algeciras y el desarrollo de planes complementarios por las autoridades de Protección Civil en colaboración con los municipios colindantes. No se aprobó la propuesta de la desnuclearización de la provincia de Cádiz en Rota y Gibraltar. 

Hace unos dias un periódico con solera en el Campo de Gibraltar publicó con el titular siguiente la noticia: ”Diego Martínez, el algecireño que necesita cuanto antes un tratamiento para la ELA en EEUU”. En ella se concretaba que esta persona se encuentra aquejada de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una enfermedad degenerativa para la que sólo parecen que existen tratamientos experimentales, ya que aún falta bastante por conocer.

Pasa de los 150 pero está hecho un chaval. Desde hace 6 años el drago de La Línea vive en el parque Princesa Sofía tras una mudanza de lo más sonada. Una grúa izó sus 42 toneladas antes de comenzar un auténtico viacrucis remolcado por el callejero mientras lo perseguían los móviles grabando su espectacular traslado desde Villa San Juan, en el número 59 de la calle Jardines, hasta su segunda casa.
Para lo bueno y para lo malo, las ciudades nos representan. La pandemia nos ha ayudado a identificar algunos problemas urgentes de nuestra ciudad, que debemos solucionar. Más espacios verdes, peatonalizaciones, menos coches, calles bien iluminadas que den sensación de seguridad, plazas con juegos para niños en las que podamos desarrollar vida… En definitiva, una ciudad centrada en las personas.
El derecho a la vivienda está consagrado por la carta de derechos humanos y también por la Constitución Española de 1978. En su Artículo 47 dice: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho…”. Sin embargo no parece que este derecho pueda ser ejercido por una parte de la población que carece de este bien imprescindible humanamente hablando. 
Mañana es mi cumpleaños. Y resulta evidente que, entre todos los cambios de nuestra civilización, ninguno es más impresionante que la prolongación de nuestras vidas por encima de los ochenta años. 

Jóvenes, paro y precariedad son palabras que nos hemos acostumbrado a ver juntas. No conozco a nadie entre la veintena y la treintena que no atesore experiencias de inestabilidad y falta de trabajo.

Hay secretos y problemas en la gestión municipal de Algeciras que terminarán siendo revelados, tarde o temprano. La deuda es uno de los mayores. La transparencia, que debería ser santo y seña de la gestión pública, no existe para el PP en nuestra ciudad cuando los datos que se piden o afloran cuestionan o directamente rompen ese mundo feliz, ficticio en muchas de sus afirmaciones y perecedero que ha creado quien ocupa la alcaldía.

Algunas informaciones (esas que comenté en otro artículo que “no caducan”) refrescan las barrabasadas del primer mundo que no cesan; ese que alardea de civilizado desde despachos de chaqueta y corbata.

El general De Gaulle salió engrandecido de un lance que hubo entre su Gobierno y el filósofo genial Jean-Paul Sartre, que hacía apología del terrorismo en plena guerra de Argelia. En 1961, Charles de Gaulle, presidente de la República francesa, le dijo al ministro del Interior, que tenía preparada una orden de detención contra Sartre, “A Voltaire no se le encarcela en este país”.
La humanidad cada vez es más consciente que se enfrenta a retos nunca antes existentes. Tanto en lo global como en lo cercano la lógica de la cooperación se abre paso, entre una selva histórica plagada de confrontaciones, de guerras, de sometimientos, de explotación y exterminios.
El juego del escondite evitó que los líderes del PP coincidieran en una misma imagen con los de Vox el pasado domingo. No hubo foto en este segundo Colón, pero sí un retrato: el de Casado, Ayuso y Abascal, indistinguibles en sus demagógicos discursos contra los indultos. Pensar como dicen los del PP que esto se olvida si no hay una foto de familia resulta tan ridículo como infantil.
Iñigo falleció el 21 de enero de 2010 en el accidente del Helimer 207 de Salvamento Marítimo que se hundió en aguas de Almería. En el siniestro murieron sus compañeros Jose Luis López Alcalá, comandante piloto y Kevin Holmes, copiloto. El único superviviente fue Alberto Elvira Vallejo, el operador de grúa de la aeronave, que se precipitó al mar al regresar de una prácticas nocturnas rutinarias.
Hoy, España es un país mejor que hace 30 o 40 años. Sin embargo, los jóvenes españoles siguen enfrentándose con los mismos problemas desde hace décadas, como el desempleo o el abandono escolar, agravados últimamente con la pandemia.

Por Aficionados Prácticos Taurinos de Algeciras

Tenemos que remontarnos al mes de febrero de este año 2021, el año post pandemia, cuando el Ayuntamiento de Algeciras licita la gestión de la plaza de toros Las Palomas de Algeciras para los próximos 3 años, con un canon anual de 6.000 euros.

El Plan España 2050, que el presidente Sánchez presentó la semana pasada, es un documento prospectivo sobre España con vista larga y pasos cortos. También es una respuesta a uno de los mantras más repetidos en la vida política española: la ausencia de un proyecto de país en el que todos nos sintamos identificados.  
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad