Algeciras al minuto

  • Diario Digital | miércoles, 30 de septiembre de 2020
  • Actualizado 22:03
Opinión

La Comunidad de Madrid es un peligro para el país mientras que esté a su mando una política tan irresponsable como su presidente Isabel Díaz Ayuso. Cada vez que habla o toma una decisión al caos se une la irresponsabilidad.

Desde los aplausos de marzo y abril, balcones, ventanas y terrazas han recobrado algo de la relevancia que habían perdido sin que nadie se diera demasiada cuenta.

Por Brigitte Crespo

Estamos continuamente asistiendo a debates políticos y espectáculos televisivos en los que el respecto y la escucha, en muchos casos, brilla por su ausencia.

Por Antonio Benítez.

Entre 1932 y 1975, en poco más de 40 años, Algeciras cuadruplicó su población y duplicó la superficie de sus instalaciones portuarias, en las que se multiplicaron por doce las toneladas anuales de pesca fresca desembarcada y por veinte el tráfico anual de mercancía general.

El Gobierno de España aprobó en 2018 una serie de medidas específicas para la comarca del Campo de Gibraltar. Su objetivo era impulsar la economía de la zona, reducir el desempleo y luchar contra el narcotráfico, el blanqueo de capitales y la inmigración ilegal. También prometía la elaboración de un Plan Extraordinario de Empleo para Andalucía, con un apartado específico para el Campo de Gibraltar.

Por Antonio Benítez.

En el año 2005, con motivo del centenario de la creación de la Junta de Obras del Puerto, se publicó una espléndida edición de un libro extraordinario titulado “Puerto Bahía de Algeciras – entre dos mares y dos continentes – 100 años de Historia”, patrocinada por el Ente Público Puertos del Estado, el Ayuntamiento de Algeciras y el Puerto Bahía de Algeciras, y financiada con dinero de todos por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA)

El remanente de tesorería es el saldo que permite conocer, al final de cada ejercicio, la solvencia económica que tiene un Ayuntamiento como el de Algeciras para hacer frente a sus deudas, porque tiene en cuenta no solo los datos del ejercicio corriente sino también los anteriores.

Un día como hoy de 1945 un bombardero de Estados Unidos dejó caer una bomba atómica sobre Hiroshima.  Una matanza de personas inocentes que siempre debe ser recordado y que debe llenar de vergüenza a quienes recogieron el legado militarista estadounidense.

Acabo de leer una noticia que esperaba desde hace años, nuestra céntrica calle Ancha se muere. Cuando leo las opiniones de los ciudadanos me doy cuenta de varias cosas, una de ella es la indignación que puede sentirse en la sociedad algecireña y la segunda del asombro que produce la noticia. Pero ¿tanto nos extraña?

Quedan tres años para las próximas elecciones municipales, pero ya el alcalde de Algeciras ha iniciado su campaña electoral para la reelección haciendo propaganda del proyecto de eliminación de los olores existentes en la dársena de Los Ladrillos, que se enmarca dentro del proyecto del anunciado Lago Marítimo de la APBA, que dicen cambiará la fachada costera de Algeciras de la zona comprendida entre el Llano Amarillo y la playa de la Concha.

Desde 2009 no había foto de un encuentro entre un ministro de Exteriores español y el máximo responsable del Peñón, pero este jueves pasado la ministra de Asuntos Exteriores de España, González Laya, se reunió con Picardo en Algeciras en plenas negociaciones sobre el brexit de Gibraltar.

Terminada la desescalada, tras el estado de alarma por el coronavirus, se han abierto los pocos parques públicos de Algeciras. Son pocos, y además están abandonados, porque durante el crecimiento urbano de los años setenta y ochenta se olvidaron totalmente de integrar más espacios naturales en el planeamiento urbanístico de la ciudad.

En las elecciones del pasado domingo 12 de julio en Galicia y País Vasco, el BNG triplica sus resultados de 2016, supera al PSOE y barre a Podemos del mapa gallego y EH Bildu se reafirma como la segunda fuerza política del País Vasco.

Es más, hemos llegado a la arrogancia de decidir quien vive y quien muere según probabilidades de supervivencia, como si estuviéramos tocados por una mano divina. En Algeciras, la residencia de mayores de San José Artesano de la Junta de Andalucía, donde se registraron varias muertes, trata...
Y el estado de Alarma cesó, como vino. Un simple decreto acabó con el alarmismo que el estado de Alarma produjo en la ciudadanía. Ya están tranquilas todas las personas que se fían del Gobierno, de todos los gobiernos. Porque ¡por algo nos gobiernan!

Marruecos no hará Operación Paso del Estrecho (OPE) este año por la pandemia del coronavirus, sin embargo, los ciudadanos marroquíes podrán regresar a su país, cuando abran las fronteras:  ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde? y sobre todo quién asumirá el control de esos millones de viajeros en tránsito por el país.

La semana pasada, el Gobierno publicó el decreto-ley que regulará la “nueva normalidad”, vigente en todo el territorio español a partir del domingo 21 de junio, cuando finaliza el estado de alarma y llega el verano. Así que adiós al estado de alarma que ha durado 99 días.

Hoy 15 de junio los españoles podemos sentirnos orgullosos porque ya se puede solicitar el ingreso mínimo vital (IMV), para apoyar el derecho a la vida de los ciudadanos más desfavorecidos, pese a la actitud contraria de la derecha española.

Íntimamente relacionados se encuentran dos conceptos esenciales para comprender una parte importante del desastre ecológico que el sistema capitalista está generando: La Obsolescencia programada y el Reciclaje. En multitud de casos van unidos de la mano, de suerte que el primero provoca el aumento del segundo.

Cada cual ve la feria como le va en ella. En el caso de la escolarización, educativa “o no” -primer punto de confrontación-, las diversas perspectivas no siempre son coherentes entre sí, aunque para sí lo sean, ya que se sustentan en intereses diversos e incluso contradictorios.

El Gobierno permitirá a los ayuntamientos emplear sus 3.830 millones de euros de superávit de 2019, así como más de 7.000 millones de remanentes para costear el proceso de desescalada y reconstrucción social y económica tras la pandemia del coronavirus.

Las personas profesionalizadas en esto de la política, que dirigen las administraciones educativas, en particular, y todas en general, no acaban de enterarse de que estamos entablando una dura contienda por la supervivencia.  No está siendo nada fácil afrontar la pandemia del COVI19, más aún, cuando se avecinan multiples tragedias asociadas al cambio climático. Sin embargo en este tiempo de afrontar retos vitales, pretenden recortar recursos económicos, personales y materiales.

La atención primaria es esencial en el servicio sanitario español. Su trabajo es fundamental para el control de los rebrotes y la vigilancia epidemiológica del coronavirus, aunque habría que proporcionarle todas las herramientas y los recursos efectivos necesarios para realizar este servicio. En la trazabilidad y seguimiento de esta pandemia es clave esta atención.

Se otea en el horizonte el ansiado fin del confinamiento. Se ha instalado el convencimiento de que aún queda un proceso “escalonado”, que no será corto, porque a la “normalidad” anterior será complicado llegar. Pero, al fin y al cabo, algo de normalidad es urgente recuperar, ya que la parálisis de la actividad económica lleva meses ocasionando daños sociales.

Como consecuencia de esta crisis social y económica y, por supuesto, de salud, las ayudas públicas lo inundan todo y se aprestan a ir más lejos. El Estado está entrado en el capital de algunas empresas en otros países europeos de gobiernos conservadores. Estamos ante un nuevo modelo de capitalismo de Estado.

En el Pleno del Ayuntamiento de Algeciras del pasado 31 de enero, antes de la pandemia del virus covid-19, se procedió a la aprobación inicial de la descatalogación de Villa Patricia sita en la Calle San Nicolas de la Villa Vieja para proceder después a su demolición. En Algeciras parece que nada cambia, pero nuestro patrimonio sigue desapareciendo.

Salvar vidas o salvar empleos es un falso dilema, como el ser o no ser. Hay que combinar el salvar vidas con salvar empleos porque la falta de empleo produce hambre y también muerte, pero siempre hay que priorizar la vida.