Algeciras al minuto

  • Diario Digital | domingo, 16 de mayo de 2021
  • Actualizado 20:24

El cambio climático. Un tema de debate

Desde el punto de vista climático, el Campo de Gibraltar es una zona de alto riesgo, pero continúan desarrollándose nuevos proyectos industriales con fuerte impacto climático y social.

El cambio climático. Un tema de debate

Son varios los proyectos planificados y pendientes de inicio. Entre ellos:

Uno. El “Fondo de barril” de Cepsa, que afronta sus últimos trámites de información pública y un expediente sancionador abierto. Esta apuesta de la petrolera está judicializada tras la denuncia de los ecologistas y sólo falta que el Ayuntamiento de San Roque mueva ficha para iniciar la obra. Tiene prevista una inversión de 1.000 millones de euros, pero la creación de pocos puestos de trabajo fijos. Además, llega con 15 años de retraso, dada la normativa europea para reducir las emisiones de gases efecto invernadero de los carburantes.

Dos. El desarrollo de un procedimiento de impacto ambiental completo exigido por el Ministerio de Transición Ecológica para la electrificación del eje ferroviario Algeciras-Bobadilla y una de las subestaciones eléctricas, en lugar de la tramitación simplificada aprobada anteriormente. De este proyecto poco se sabe, no tiene fecha y nadie se moja, cuando aliviaría mucho el fuerte impacto ambiental del tráfico de camiones del Puerto (300.000 año) que tanto contaminan.

Tres. El proyecto de Red Eléctrica para la instalación de una subestación eléctrica en La Línea de la Concepción, que suministraría a Ceuta, rechazado por el Ayuntamiento, mediante las correspondientes alegaciones administrativas por la contaminación visual, acústica y de emisiones de ondas electromagnéticas. Según ha explicado el Consistorio en un comunicado, el proyecto prevé instalar la subestación sobre una superficie de 40.000 metros cuadrados, equivalente a cinco campos de fútbol, sobre el entorno de Los Portichuelos, entre las urbanizaciones de Santa Margarita, Venta Melchor y Alcaidesa, "el único espacio libre del que dispone actualmente La Línea en un entorno privilegiado".

Cuatro. La evidente desmesura de proyectos fotovoltaicos presentados en los municipios del Campo de Gibraltar, en diferente estado de tramitación, plantea también la posibilidad de una burbuja especulativa, más que evidente. La Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta debiera proceder a limitar, regular y racionalizar la implantación de los numerosos proyectos fotovoltaicos, para que los impactos paisajísticos y la imposibilidad de llevar acabo gran parte de estas instalaciones no sea algo más que probable. Evitar o reducir los impactos sobre el paisaje de una actividad admisible por la sociedad, se convierte en un reto para la política de protección del paisaje.

Así que plataformas de colectivos con sensibilidad ecologista y acento andaluz están planteándose una acción conjunta en toda la Comunidad andaluza, por supuesto incluido el Campo de Gibraltar, para reivindicar la justicia climática y social el próximo 5 de junio, día mundial del medioambiente.

No cabe duda de la necesidad de que nuestra clase política tenga como objetivo una verdadera transición energética que mejore las oportunidades de los trabajadores de estas áreas, sus familias y la comarca porque los avances tecnológicos así lo exigen, pero sin olvidar el cambio climático y la reducción de emisiones, que ya no es un cambio, sino una gran tragedia.

Así que, todos debemos hacer un esfuerzo para ayudar a los trabajadores y a aquellas comarcas que saldrán perdiendo en la transición energética para evitar la catástrofe medioambiental. Y en general, se deben hacer políticas contra el cambio climático tan digerible como sea posible, incluso a costa de perder algo de eficacia. La acción contra el cambio climático en el Campo de Gibraltar es un cometido demasiado importante como para insistir en que hay que hacerlo a la perfección, pero hay que hacerlo, ya que el cambio se avecina lo queramos o no.