Algeciras al minuto

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 18:00

La rabiosa actualidad de la Edad Media

La ultraderecha nacionalista busca en el medievo justificación para sus políticas actuales con una idea totalmente infundada del islam como enemigo de Europa. La gran ironía de nuestro tiempo es que hoy tenemos más información que en el pasado, pero la veracidad de esa información se hace cada día más cuestionable.

La rabiosa actualidad de la Edad Media

Los ultras utilizan la idea de que lo ocurrido en Covadonga (722), Poitiers (732) o Kosobo (1389) es lo mismo. Sin embargo, tienen un gran problema porque estos acontecimientos mezclan la historia con el mito y los especialistas tienen muy pocos datos, que son además dispersos, tardíos y dudosos. El siglo VIII y la Edad Media en general escasea en testimonios.

La mayor o menor cercanía respecto de ese pasado no siempre funciona. Los romanos o los mongoles pudieron hacer todo tipo de masacres y a nadie les importa, pero en el caso de los musulmanes, el discurso conservador intenta plantear la idea de una similitud exacta entre lo ocurrido en la Edad Media y el presente. Algo que también alimenta a los propios radicales islámicos, en eso son exactamente iguales.

Así que, distintos movimientos de ultraderecha se agarran a estos relatos para decir que el fenómeno invasor se está repitiendo en la actualidad. Pero ni ocurrió entonces, ni tampoco está ocurriendo ahora. Y, desde luego, lo que pasó entonces no fue tal y como lo cuentan: se trata de unos siglos en los que básicamente todo el mundo invadió a todo el mundo.

Este falso debate en España y en Europa es cada vez más intenso y falaz. La realidad es que España y Europa le deben mucho al Islam. Hay un libro fundamental que lo cuenta con ese título: “Lo que Europa le debe al Islam de España”, de Juan Vernet, una autoridad internacional en el campo de la ciencia árabe. Catedrático de la Universidad de Barcelona y miembro de numerosas Academias de Ciencias y Buenas Letras.

Juan Vernet nos guía a través de su libro por el trasvase que se produce gracias a la Escuela de Traductores de Toledo -activa durante un vasto periodo de tiempo y de influencia capital hasta bien entrado el Renacimiento-, tanto de la ciencia oriental (persa o babilónica) como de la ciencia de la Antigüedad (griega y latina). Y sin los prejuicios actuales.

En este libro de Vernet observamos, además del citado trasvase, algunos aspectos importantes del arte y la literatura y del quehacer de nuestros antepasados en el campo de la filosofía, las ciencias ocultas, las matemáticas, la técnica, la astronomía y la astrología, la física, la alquimia, la geología, la botánica, la zoología y la medicina. Casi ná.

También el gran hispanista italiano E. Cerulli habla del genio científico de los españoles del Medievo con palabras mucho mejor que las mías: “España, la primera entre las naciones en la defensa de la Europa cristiana durante los siete siglos de la Reconquista, fue la primera también en acoger y transmitir al Occidente europeo lo mucho que, en los diarios contactos de paz y guerra, recibía en el campo de la cultura y del arte de aquel mismo mundo oriental al que se oponía en el campo de batalla”.

Esta defensa de la verdad y de la historia es el mejor antídoto contra la ultraderecha y las mentiras que cuentan sus líderes nacionales y europeos con propensiones autoritarias sobre la historia española y Europea.