Algeciras al minuto

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:33

Cartas al director. La urbanización del Llano Amarillo

Por Antonio Benítez

En un comunicado publicado en la página web municipal – y repetido casi literalmente en los medios de comunicación hablados y escritos (digitales y convencionales) de la comarca – se da cuenta de que la Gerencia Municipal de Urbanismo de Algeciras ha aprobado de manera definitiva el estudio de detalle para la urbanización del frente norte del Llano Amarillo, promovido – fraternalmente - por el propio Ayuntamiento y por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA).  

Cartas al director. La urbanización del Llano Amarillo

La promoción es conjunta porque ambas instituciones aportan suelo al proyecto: el Ayuntamiento – el hermano pobre – aporta poco más de una hectárea (c. 10.811 metros cuadrados); el Puerto – el hermano rico – casi tres hectáreas y cuarto (c.32.453 metros cuadrados). El suelo que aporta el Ayuntamiento está calificado como Espacio Libre Público, Grupo I. Parque Urbano; el que aporta la APBA es un erial, un des-camp-ado, peor aún, un des-mar-ado. 

Con la ejecución del proyecto, la ciudad pierde un parque – modesto, sí, pero parque y como tal "destinado, según nuestro Plan General de Ordenación Urbana, fundamentalmente al ocio, al reposo y a mejorar la salubridad y calidad ambiental"; el puerto, en cambio, gana tres mil metros cuadrados de suelo edificable (según el proyecto, 3.036), suelo que edificará, en su mayor parte para su propio uso, y el resto lo cederá, mediante concesión administrativa, cobrando el canon correspondiente, a la Universidad de Cádiz para su uso académico. Ciertamente, todos edificios públicos, sí, pero de uso privativo, regulado, limitado, en suma, para los ciudadanos.  

Contra el proyecto presenté, en tiempo y forma, haciendo uso del derecho que me asiste, alegaciones a los aspectos del proyecto que, en mi opinión, modifican – al margen de la legalidad vigente – el Plan General de Ordenación Urbana. Pese a que en la noticia difundida por el Ayuntamiento se afirma que "los técnicos municipales han respondido a todas las dudas planteadas en este asunto", yo aún no tengo respuesta a mis dudas, que dudas son – dudas de la legalidad de las propuestas contenidas en el proyecto – las alegaciones presentadas. 

Pendiente de conocer formalmente la respuesta a mis alegaciones, me sorprende que, siendo como son coautores del proyecto dos técnicos de la Delegación de Urbanismo,  en la noticia difundida por el Ayuntamiento se afirme que "la superficie calificada como espacio libre público en el Plan General vigente se mantiene en su totalidad con los usos propuestos en el estudio de detalle" cuando, en el apartado 6.2.1 del estudio de detalle consta, explícitamente enumerado, el uso de las superficies de la intervención, en el que la suma de Espacios Libres y Actividades compatibles (2.207 m2), Espacios Libres (1.417 m2) y Zonas Verdes (4.583) da un total de 8.207 m2. Significa esto que - digan lo que digan los técnicos – el proyecto aprobado modifica, de hecho, el planeamiento vigente. 

Dicho lo anterior, puestas en evidencia las contradicciones existentes entre la realidad y la información facilitada por el Ayuntamiento, todavía espero – creo que en vano – a que el Gobierno Municipal cumpla con el deber que le impone la ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, cuyo artículo 83.3 establece que "quienes presenten alegaciones u observaciones en este trámite [de información pública] tienen derecho a obtener de la Administración una respuesta razonada".  

De no ser así, recurriré el acuerdo de la Comisión de Urbanismo, ante el Pleno y ante la Administración Autonómica, y si fuera necesario, ante los tribunales, todo en defensa de la legalidad vigente, representada por el Plan General de Ordenación Urbana de nuestra ciudad. 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad