Diario Digital | 8 de agosto de 2022 07:09

Logo VectorNOTEESCONDASCMAR-CA_

El PP llevará al pleno la situación del colegio Virgen de la Esperanza

El PP de Algeciras denuncia que el Colegio de Educación Especial ‘Virgen de la Esperanza’, ubicado en la barriada de San Bernabé de esta ciudad, «ha comenzando el curso escolar con graves deficiencias que están afectando a la calidad de la enseñanza y que podrían incluso a llegar a afectar la seguridad de los alumnos que acuden a diario a ese centro educativo».

«El problema reside en que este centro ha comenzado a funcionar a pesar de que los trabajos de construcción y adecuación del centro no han terminado todavía. Ha sido inaugurado con demasiada premura y con muchas cuestiones sin finalizar, tanto que no es ningún disparate asegurar que los alumnos están asistiendo a un colegio en obras. Unas obras que, además provocan ruidos y las molestias habituales derivadas de unos trabajos de estas características», señalan los populares.

La calidad de la enseñanza «está limitada por la falta de aulas específicas, unas aulas tan importantes para niños con algún tipo de discapacidad como las de Fisioterapia o Psicomotricidad, que deberían estar dotadas con sus respectivos equipamientos didácticos y en perfectas condiciones de salubridad. Esta situación hace que se esté perjudicando seriamente la calidad de la enseñanza, pues estos alumnos precisan de unas especiales condiciones pedagógicas y de una mayor y más cuidada atención».

Los alumnos han comenzado el curso «con materiales provisionales, sin tomas de agua y corriente eléctrica, ya que ambas están siendo utilizadas de las ‘de obra’, al no estar el centro aún recepcionado»

«Pero los problemas no sólo afectan a las aulas, ya que tampoco los departamentos administrativos están finalizados, pero, sin lugar a dudas, son los problemas en las aulas las que deben acaparar la atención de este pleno municipal», lamentan los populares.

El PP denuncia que «hay numerosos detalles en la terminación de las aulas, patios, talleres y pasillos, detalles que resultan absolutamente imprescindibles para garantizar el correcto funcionamiento seguro del centro: no existe aula de informática en funcionamiento, los servicios de higiene y aseo no están adaptados para el uso de personas con gran discapacidad (las bañeras son excesivamente bajas y dificultan la labor del personal auxiliar), no hay protectores para los radiadores, y, entre otras muchas deficiencias, la zona de recreo ni siquiera cumple con las normativas de seguridad impuestas por la Unión Europea en lo que a materiales y medios se refiere».

«De lo que no cabe duda, es de que no se concibe el inicio de la construcción de un centro de estas características y con el fin para el que ha sido planteado, sin hacer una previsión de medios económicos, materiales y humanos para garantizar unos plazos que, en este caso, resulta evidente que no se han cumplido», señalan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias de hoy

Lo más leído